Festival de trova, un duelo verbal de ingenio y agilidad mental

“Era todo. Era el principal medio de comunicación y era la mejor forma de diversión, la única para muchos. La trova…era la vida”.

Pedrito Fernández definió así a este bello arte en el libro del periodista Juan Gonzalo Benítez La trova era la vida.

Fernández, precisamente, se le conoce por ser quien impulsó el primer concurso de trova en Medellín. Esto fue en 1971.

Han pasado cuadro décadas y este bello permanece vigente en la capital antioqueña con expositores tanto experimentados como nuevos, que tienen su momento cumbre cada agosto en la Feria de las Flores, en variados festivales como el Festival Nacional de Trova Ciudad de Medellín, el Festival de la Trova Picante o el Festival Orquídea de Oro.

El primero de estos, tuvo una convocatoria de más de 250 trovadores de todo el país que audicionaron desde antes de la Feria para lograr un cupo entre los 24 que disputarán dos semifinales y una posterior final entre los 8 mejores.

Mateo Jiménez, conocido como ‘Dinamita’ en su época de trovador, es ahora el director del Festival Nacional Ciudad de Medellín que tendrá este viernes su gran final en Plaza Gardel.

Para él, la gran acogida que tuvo la semifinal, es una muestra de lo arraigado que está este arte en la cultura paisa.

«La trova tiene magia. Nosotros no debemos apuntarle a convencer al público que ya está convencido, nosotros tenemos que apuntarle a agregarles nuevos seguidores a la trova y por eso queremos modernizar un poco y mostrar nuevas caras, apostarle a la juventud, que es la que va a hacer que este arte no solo perdure, sino que evolucione y llegue a nuevos formatos y a nuevos escenarios», dice Jiménez.

Para este año, desde la organización hicieron un esfuerzo para llegar a los cinco corregimientos en un intento por democratizar la cultura, llegar a la gente y llevar alegría a los territorios rurales teniendo en cuenta la dificultad que trajo la pandemia, logrando así que los habitantes disfrutaran de sus artistas.

Una de las metas que tiene ‘Dinamita’ en su rol de director es una apuesta por la juventud, por lo que quiere lograr que Medellín tenga su propia escuela para la trova, algo que espera conseguir en los próximos meses.

Asimismo, cuenta que ya logró el sí de la alcaldía para realizar el Festival Nacional Juvenil de la Trova Ciudad de Medellín, que tendrá un nuevo espacio de ciudad y se realizará en un momento distinto a la feria. Este festival incluirá a jóvenes entre los 13 y 16 años, quienes expondrán su talento.

Volviendo al Festival 2021, para este año el evento trajo modalidades nuevas que fueron bien recibidas por el público y por los trovadores.

«El ejercicio del repentismo es en esencia el mismo en sus diferentes de sus facetas. El trovador y la trovadora son capaces de hacer muchísimas cosas que normalmente las hacen en sus tiempos de ensayo y preparación, pero es fundamental que podamos mostrarle a la gente todo lo que es capaz de hacer un cerebro a la hora de improvisar y que no solo hay que ceñirse a las pruebas tradicionales», dijo el director.

Es el caso de Juan Carlos Vargas ‘alacrán’, quien ganó la primera semifinal y buscará su primera corona de este festival el próximo viernes.

“En los 19 años de trayectoria he tenido la oportunidad de compartir escenario con muchos trovadores y para mí se volvió un reto competir con esta nueva generación de muchachos, que son muy estudiosos y muy técnicos. Pero, es muy gratificante saber que aún mantengo vigencia trovando con mi esencia”, expresó el repentista.

El trovador, quien también participó en el Festival de la Trova Picante, asegura que la variedad de eventos enriquece este arte debido a la variedad y las modalidades que tiene cada uno.

Aunque en su caso, la preparación para todos los festivales, en esencia es la misma (hay que improvisar), lo que varía es la ejecución ya estando en el escenario.

«Quizá en unos hay más libertad y un ‘plus’ en cuanto al uso del léxico. Por ejemplo, en el Festival Ciudad de Medellín no se pueden usar palabras soeces ya que es un evento netamente cultural, de ciudad y que va por televisión abierta, por lo que hay que tener en cuenta el vocabulario. Por el contrario, en otros festivales privados, uno tiene esa libertad de decir lo que se le vino a la cabeza y no te van a eliminar por una palabra subida de tono», cuenta ‘Alacrán’.

ALEJANDRO MERCADO
Fuente: EL TIEMPO
@AlejoMercado10

También podría interesarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Qué esperar para separar tus tickets?

¡Deja tus datos y te enviamos un correo con la información de acceso!